Preguntas Frecuentes

¿Por qué unos niños si y otros no?

¿En qué consisten los tratamientos?

¿Cuánto tiempo duran los tratamientos, en qué tiempo se desintoxica y subsana la deuda de nutrientes el niño?

¿En qué tiempo voy a ver la mejoría?

¿Cuántas veces a la semana son los tratamientos?

¿Qué hacemos con los tratamientos que está tomando de vitaminas, minerales, oligoelementos, otros?

¿Y la dieta?

Si se elimina la leche, los quesos, el trigo, ¿qué va a comer mi hijo?

¿Qué hacer cuando el niño está enfermo?

¿Por qué mi niño no habla?

¿Van a recibir estos tratamientos para siempre?

¡Deberían prohibir todas las vacunas!

¿Qué pasa si mi hijo come un alimento que no le está permitido?

¿Alguna otra duda? formula tu pregunta en nuestro foro

 


¿Por qué unos niños si y otros no?

Depende:

  1. De la reserva tóxica que representa el grado de tolerancia orgánica , es decir, la capacidad de nuestro cuerpo para almacenar diversos tóxicos sin manifestar saturación, y por ende la aparición de los síntomas y signos del Síndrome Tóxico.
  2. De la capacidad de reducir al mínimo el consumo de toxinas.
  3. De la capacidad de desintoxicación  que  tenga (autolimpieza) a través de los emuntorios fisiológicos y patológicos.
  4. Del colapso de los mecanismos de desintoxicación (emuntorios fisiológicos).
  5. De la capacidad de no hacer supresiones frente a la desintoxicación a través de los emuntorios  patológicos (la enfermedad).
  6. De la integridad de las barreras (intestinal, cerebral, otras) y de los filtros del cuerpo (hígado, otros).
  7. De la carencia y/o deficiencia de nutrientes (deuda de nutrientes).
  8. Del Excesos de nutrientes.

Cada niño nace con diferentes niveles de toxicidad y/o reserva tóxica (saturación) y “deuda de nutrientes”.

 

Unos  nacen  con menos toxinas y pueden tener una:

Unos  nacen  con menos carencia y/o deficiencia de nutrientes y pueden tener una:


Reserva tóxica
del 80%

 
Deuda de nutrientes
del 20%

 

Otros con más toxinas y pueden  tener una:

Otros con más carencia y/o deficiencia de nutrientes y pueden tener una:


Reserva tóxica
del 50%

 
Deuda de nutrientes
del 50%

 

Y el “niño toxico” nace con las toxinas hasta el tope:

Y el “niño toxico” nace con alta carencia y/o deficiencia de nutrientes y pueden tener una:


Sin Reserva tóxica
0%
 
Deuda de nutrientes
del 100%

 
Pero lo más importante no es el nivel de toxicidad, reserva tóxica y de deuda de nutrientes, sino:

  • La capacidad de desintoxicación (de autolimpieza)  que tenga nuestro cuerpo a través de los emuntorios fisiológicos y patológicos.
  • La capacidad que tengamos de reducir al mínimo el consumo de toxinas.
  • La capacidad de que no colapsen los mecanismos de desintoxicación (emuntorios fisiológicos).
  • La capacidad de no hacer supresiones frente a la desintoxicación a través de los emuntorios patológico (la enfermedad)
  • La integridad de las barreras (intestinal, cerebral, otras) y de los filtros del cuerpo (hígado, otros).
  • La capacidad del exacto aporte de nutrientes.
  • La capacidad de subsanar la “deuda de nutrientes”.

Porque los niños pueden tener las toxinas hasta el tope (no tener reserva tóxica), alta deuda de nutrientes, pero si cumplen con lo anteriormente dicho, nunca van a llegar a ser niños tóxicos.

De lo contrario pueden tener las toxinas hasta la mitad (50% de reserva tóxica), y una deuda de nutrientes del 20%, pero no reducen el consumo de toxinas, no dejan que el cuerpo cumpla su autolimpieza (emuntorios fisiológicos),  suprimen los emuntorios patológicos (la enfermedad), no aportan los exactos nutrientes, en poco tiempo presentarán los síntomas y signos de niño tóxico.

Los niños tóxicos son niños que hasta cierto momento de su vida estaban bien y a partir de determinados eventos como:

  • Una ulterior intoxicación  que rebasa el nivel de tolerancia tóxica (la gota que reboza el vaso): una vacuna, un antibiótico, un alimento, etc.
  • El colapso de los mecanismos de  desintoxicación (emuntorios fisiológicos)
  • La  supresión de la enfermedad (emuntorios, patológicos).
  • La permeabilidad de las barreras (intestinal, cerebral, otras) y de los filtros del cuerpo (hígado, otros).
  • Él no exacto aporte de nutrientes.
  • El no haber subsando la deuda de nutrientes.

Empiezan a tener síntomas y signos autistas y por ende vienen diagnosticados y clasificados dentro del trastorno del espectro autista. Para nosotros son  niños tóxicos.

volver a preguntas ^


¿En qué consisten los tratamientos?

Son tratamientos basados en la medicina homeopática, homotoxicológica, ortomolecular y biológica que aportan al cuerpo todos los nutrientes (ortomolecular) necesarios para que pueda cumplir con los mecanismos de autolimpieza, desintoxicación, reparación y regeneración. Su aplicación es por vía endovenosa (ampollas y/o o sueros), vía intramuscular (ampollas), vía subcutánea (ampollas), vía oral (glóbulos, gotas, spray), vía tópica (cremas, pomadas), y además existe la presentación en  crema dental, supositorios y óvulos.

Un  cuerpo desintoxicado y con justo aporte de nutrientes es un cuerpo sano.

volver a preguntas ^


¿Cuánto tiempo duran los tratamientos, en qué tiempo se desintoxica y subsana la deuda de nutrientes el niño?

La duración de los tratamientos y el tiempo que se necesita para la autolimpieza, desintoxicación, reparación, regeneración y el restablecimiento de la deuda de nutrientes varía en cada niño, puede ser de 6 meses hasta 1, 2 años o más, todo depende:

  • Del aporte o niveles  de toxinas que tenga el niño.
  • De su reserva toxica.
  • De la capacidad de desintoxicación que tenga (autolimpieza) a través de los emuntorios fisiológicos y patológicos.
  • De la capacidad de no hacer supresiones a los mecanismos de desintoxicación a través de los emuntorios patológicos (la enfermedad).
  • De la integridad de las barreras (intestinal, cerebral, otras) y de los filtros del cuerpo (hígado, otros).
  • Del colapso de los mecanismos de desintoxicación (emuntorios fisiológicos).
  • De la fase patobiológica de la  enfermedad en que se encuentra el niño.
  • De la deuda de nutrientes (carencia y/o deficiencia).
  • Del exceso de nutrientes.
  • De la edad en que se hace el diagnostico y que se comienzan los tratamientos.
  • De la frecuencia en que se administran los tratamientos uno, dos, tres veces o más a la semana.

volver a preguntas ^


 

¿En qué tiempo voy a ver la mejoría?

Unos niños empiezan a tener cambios a las pocas semanas, otros a los seis meses y otros se tardan más. Cada niño es diferente algunos con solo el cambio de la dieta tienen respuesta, otros con los tratamientos de desintoxicación de los metales pesados, o con el restablecimiento de la deuda de nutrientes, otros…es muy variable.

volver a preguntas ^


¿Cuántas veces a la semana son los tratamientos? 

La frecuencia depende de cada niño:

  • Del aporte o niveles  de toxinas que tenga el niño.
  • De su reserva tóxica.
  • De la capacidad de desintoxicación que tenga (autolimpieza) a través de los emuntorios fisiológicos y patológicos.
  • De la capacidad de no hacer supresiones a los mecanismos de desintoxicación a través de los emuntorios patológicos (la enfermedad).
  • De la integridad de las barreras (intestinal, cerebral, otras) y de los filtros del cuerpo (hígado, otros).
  • Del colapso de los mecanismos de desintoxicación (emuntorios fisiológicos).
  • De la fase patobiológica de la enfermedad en que se encuentra el niño.
  • De la deuda de nutrientes (carencia y/o deficiencia).
  • Del exceso de nutrientes.
  • De la edad en que se hace el diagnostico y que se comienzan los tratamientos.

La frecuencia de los tratamientos por vía endovenosa puede variar de una, dos, tres veces o más a la semana; por vía oral las gotas son tres veces al día.

volver a preguntas ^


 ¿Qué hacemos con los tratamientos  que está tomando de vitaminas, minerales, oligoelementos, otros?

 

Un niño tóxico presenta un síndrome del intestino permeable, daños y déficit enzimáticos por lo cual no está en la capacidad de digerir y absorber toda esa gran cantidad de vitaminas, minerales, oligoelementos... en pastillas que toma por vía oral. La digestión incompleta de éstas produce unos metabolitos intermediarios altamente tóxicos que llegan directamente a la sangre a través de los orificios de las mucosas intestinales lesionadas (síndrome del intestino permeable), atraviesan todos los filtros del cuerpo (hígado, otros) hasta traspasar la barrera hematoencefálica llenando el cerebro con sustancias tóxicas con las subsiguiente agravación de los síntomas y sígnos del niño autista (niño tóxico).

Por esta razón recomendamos no tomarlos hasta lograr recuperar totalmente las mucosas intestinales lesionadas, los daños y déficit enzimáticos presentes y así no empeorar y profundizar la sintomatología ya presente en éstos niños. Todo esto se logrará con un justo aporte de nutrientes para que el cuerpo pueda cumplir con los mecanismos de autolimpieza, desintoxicación, reparación y regeneración. A través de tratamientos homeopáticos, homotoxicológicos, ortomoleculares y de medicina biológica por vía endovenosa, intramuscular, subcutánea, oral o tópica, que a diferencia de las pastillas, no pasan por el proceso digestivo y podrán ser absorbidos directamente.

De esta manera toda problemática tóxica, nutricional, digestiva, inmunológica, neuroendocrina y/o metabólica que presenta el niño mejorará.

 volver a preguntas ^


¿Y la dieta?

La dieta para estos niños además de los tratamientos de nutrición ortomolecular (homeopático, homotoxicológico, ortomolecular y de medicina biológica), es importante y consta de un régimen alimenticio personalizado. Se elabora en base a los resultados de los exámenes de laboratorio y a los diferentes test que se realizan al niño. Esta no maneja estándares, se aplica de manera particular, indagando y descubriendo las necesidades individuales.

Se le indicará al comienzo una dieta generalizada donde se le eliminarán los alimentos a los cuales la mayoría de los niños son intolerantes (dieta excluyente), se le explicará que no hay  que comer el mismo alimento todos los días (dieta rotativa) para que no se vuelva intolerante o alérgico al mismo; por estadística se le aportaran los nutrientes que más necesita y así tener un justo aporte de nutrientes (ortomolecular) para que su cuerpo pueda cumplir con los mecanismos de autolimpieza, desintoxicación, reparación y regeneración para que de esta manera toda problemática tóxica, nutricional, digestiva, inmunológica, neuro-endocrina y/o metabólica presentará mejorías (dieta carencial). Se les hablará: del índice glicemico de los alimentos y se les entregará la lista con todos ellos clasificados en base a este índice y se le indicará cuáles  le están permitidos (dieta índice glicemico); de la importancia de un buen aporte de alimentos para mantener  el equilibrio acido-alcalino (dieta alimentos acido-alcalinos), de cuáles son los alimentos  necesarios para el justo aporte de nutrientes para  los diferentes  sistemas orgánicos para que puedan cumplir con su buen funcionamiento de autolimpieza, desintoxicación, reparación y regeneración (Dieta nutrientes necesarios para los diferentes sistemas orgánicos), de cuáles son los  nutrientes para el equilibrio neuro - endocrino- inmunológico (dieta equilibrio neuro - endocrino- inmunológico) y de la importancia de la dieta disociada y alimentos no compatibles, es decir cuáles son los alimentos que no hay que mezclar (dieta disociada).

Después de tener los resultados de todos los exámenes y tests, la dieta será personalizada, y la orientación consistirá en indicarle que alimentos puede comer, cuáles no y por qué, según los resultados obtenidos.

Es decir, esta dieta será desintoxicante, ortomolecular y se elabora de manera individual englobando todos los principios antes mencionados:

  • Excluyente.
  • Rotativa.
  • Carencial.
  • Basada en el índice glicemico de los alimentos.
  • Basada en el equilibrio de alimentos ácidos- alcalino.
  • Basada en los nutrientes necesarios para los diferentes sistemas orgánicos.
  • Basada en el equilibrio nuero-endocrino-inmunológico.
  • Disociada.

 “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento” (Hipócrates)

 volver a preguntas ^


Si se elimina la leche, los quesos, el trigo, ¿qué va a comer mi hijo?

 

Hay muchos más alimentos que pueden formar parte de la dieta del niño, que son más sanos y aportan los nutrientes que él necesita para su crecimiento y desarrollo.
Debemos cambiar nuestros hábitos alimenticios. Somos lo que comemos

Si el niño es intolerante a estos alimentos (leche, queso, trigo…) y por su problema metabólico y deficiencia enzimática no los digiere, se formarán unos metabolitos intermediarios de estos alimentos altamente tóxicos que al llegar directamente a la sangre a través de las mucosas intestinales perforadas, atravesarán  todos los filtros del cuerpo (hígado, otros) hasta traspasar la barrera hematoencefálica desencadenando  los síntomas de niño autista. Por eso es importante eliminarlos de la dieta para disminuir el aporte de toxinas para el cerebro, hasta que no se hayan subsanado los problemas de permeabilidad de las mucosas intestinales, de los filtros del cuerpo (hígado, otros) y de la barrera hematoencefálica.

Que nuestros alimentos sean nuestra medicina y que nuestra medicina sea nuestro alimento (Hipócrates). 

 volver a preguntas ^


¿Qué hacer cuando el niño está enfermo?

 

Lo más importante es no hacerle supresión a los mecanismos de autolimpieza y desintoxicación que se están realizando a través de los emuntorios patológicos (enfermedad) e indicarle tratamientos homeopáticos, homotoxicológicos, ortomoleculares y de medicina biológica para eliminar  más rápidamente las toxinas del cuerpo y aportarle todos los nutritientes que necesita para la reparación y regeneración celular y poder así mantener el equilibrio  neuro-endocrino inmunológico  y así evitar que las toxinas se dirijan a los órganos,  que presentan menor resistencia y se desarrollen enfermedades crónicas – crónicas degenerativas.                                   

 volver a preguntas ^


 ¿Por qué mi niño no habla?

Las afasias motoras transcorticales y síndrome de aislamiento y del discurso así como parálisis específicas que se constatan al examinar el niño autista sólo pueden explicarse por ictus isquémicos. Las culpables de estos son las vacunas que provocan deterioros en el flujo sanguíneo en forma de isquemias (sufrimiento celular causado por la falta total o parcial de riego sanguíneo), que afectan tanto el cerebro como al resto del organismo. Los  daños adquiridos son además acumulativos, se suman con cada vacuna. Son todos ictus – isquémicos. Estos son específicos y terminan en “mini accidentes  vasculares” (que están por debajo de la resolución de nuestras neuroimágenes.) que causan lesiones orgánicas del cerebro que se manifiestan de forma variable en algunos, varios e incluso todos los niveles funcionales del lenguaje (fonológico, morfológico, sintáctico, semántico, prosódico y pragmático), originando un déficit patológico en la expresión y/o compresión  del lenguaje oral y escrito. Es por esto que estos niños no hablan.

  volver a preguntas ^


 

¿Van a recibir estos tratamientos para siempre?

 

No, sólo en la fase de desintoxicación y aporte de la deuda de nutrientes los tratamientos serán de forma constante, porque una vez resuelta toda problemática tóxica, nutricional, digestiva inmunológica, neuro - endocrina y/o metabólica, los tratamientos  serán preventivos y de mantenimiento.

La  prevención es importante y un diagnostico y tratamiento precoz es vital.

Prevención es: evitar las cosas que nos hacen daño,  que nos pueden intoxicar y que nos aumentan la deuda de nutrientes; es mantener siempre nuestros emuntorios en perfecta forma, buenos hábitos de vida y hacer tratamientos de  mantenimiento a través de las terapias homeopáticas, homotoxicológicas, ortomoleculares y  de medicina biológica.

  volver a preguntas ^


¡Deberían prohibir todas las vacunas!

Todas ellas han contribuido y contribuyen al aumento de casos de autismo, trastorno específico del aprendizaje, trastorno del déficit de atención…

El aluminio, el mercurio, el escualeno y otros contaminantes que se han añadido a las vacunas son equivalentes a los virus y las bacterias que causan daños y perjuicios a los tejidos humanos.

El hecho de que (sustancias químicas letales) sean necesarias en la formulación de una vacuna demuestra que este es un producto tóxico, inestable y pocos fiable, con o sin su presencia.

¿Qué puede tener que ver, el aluminio, el mercurio o cualquier otra sustancia química letal usada en las vacunas con la prevención de enfermedades en los niños?

Son sustancias extrañas a la fisiología humana que inducen respuestas inmunológicas y electrostáticas que alteran el flujo sanguíneo, lo que puede conducir a daños directos en los tejidos.

Las reacciones provocadas por las vacunas comienzan a producirse a los pocos minutos de recibirse, aunque sus consecuencias en forma de síntomas o enfermedades pueden llegar a aparecer mucho más tarde.

Y lo malo es que se verán más afectados quienes hayan recibido más vacunas, porque los daños son acumulativos se suman con cada vacuna.

Se produce una pérdida de la capacidad del organismo para mantener el grado de fluidez de la sangre que transporta el oxigeno, la glucosa, los nutrientes y las células reparadoras cuando su electrodinámica  es modificada por metales pesados, bacterias infecciosas, vacunas y otros tóxicos. Las vacunas pueden terminar provocando estrechamientos microscópicos de los vasos sanguíneos tanto en el cerebro como el resto del cuerpo, bien de forma inmediata o diferida.

Estos daños son todos ictus isquémicos (sufrimiento celular causado por la falta total o parcial de riego sanguíneo), miniaccidentes vasculares que están por debajo de la resolución  de nuestras neuroimagenes.

Si esos daños son en la niñez afectan el desarrollo neuronal  y aparece los síntomas autistas: pérdida de contacto visual, perdida de lenguaje, aparición de manierismos, conducta auto estimulatorias, auto agresivas, etc., pero cuando es en la adolescencia o adulto lo que aparece es un conjunto de  síntomas diferentes.  Además los virus contenidos en ellas producen reacciones auto inmunes, específicamente reacciones a  ciertas proteínas del tejido nervioso. Las células neuronales están protegidas por una capa de ácidos grasos llamada mielina, un ejemplo análogo de esto sería la cubierta de plástico que cubre los cables eléctricos y los aísla. Esto mismo hace la mielina y cuando esta se pierde, los estragos que provoca en el organismo son innegables. Esta pérdida de mielina ocurre cuando nuestros propios anticuerpos la desconocen, destruyéndola.

Esto puede explicar el daño que se puede presentar por estas vacunas, no solo por el mercurio, aluminio, escualeno, sino por el virus en sí mismo.

volver a preguntas ^


¿Qué pasa si mi hijo come un alimento que no le está permitido?

Después de la ingesta de un alimento no permitido  empieza una serie de síntomas que pueden aparecer desde las 2 horas hasta las 48 horas  después de ingerido el alérgeno, con su sintomatologías muy variadas que afectan todos los órganos, como migrañas, eczema, dolor abdominal, irritabilidad, pero generalmente la respuesta es conductual: berrinches, agresividad, miedos nocturnos, hiperactividad, enuresis nocturna….Algunos de los signos físicos que pueden ser observados son: oídos y mejillas rojas, ojeras y bolsas en los parpados inferior.

Estos alimentos agravaran y profundizarán la sintomatología presente  y al persistir el consumo hará que éstos niños permanezcan en su toxicidad (niños tóxicos).¿Porqué si se sabe que estos alimentos son la causa de su patología, y al eliminarlos  se curan, seguir administrándoselos?...

volver a preguntas ^